Patrimonio

Arquitectura tradicional

 

El núcleo urbano de Cabanillas de la Sierra presenta una estructura lineal, originada en torno a la Calle Real que vertebra el núcleo de norte a sur, configurando dos polos claramente diferenciados de crecimiento: uno lineal en torno a la Calle Real, dónde se alinean edificaciones como el antiguo parador y las casonas del pueblo, y otro polo de crecimiento de tipo orgánico que caracteriza el resto del núcleo, donde cabe destacar los conjuntos mixtos residenciales agropecuarios.


Casonas: estas edificaciones suelen presentar plantas sensiblemente rectangulares desarrolladas en una o dos alturas, caracterizadas por el hermetismo propio de los sistemas arquitectónicos de climas rigurosos.

 


Antiguo Parador: este edificio del s. XIX situado en la Calle Real contenía espacios destinados al hospedaje de viajeros y caballerías. Su planta es rectangular y su composición es sobria y simétrica.

 

Puente de los Arrieros

 

Conjuntos mixtos residenciales agropecuarios: aparecen dispersos en el casco urbano. Distinguimos en su estructura las siguientes zonas según su utilización:

La vivienda propiamente dicha donde se ubican la cocina y las alcobas.


Los cortijos destinados al albergue del ganado porcino.


Los pajares utilizados para almacenar el grano y estabular el ganado de labor.

 

Puente de los Arrieros